Mostrando entradas con la etiqueta poesia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta poesia. Mostrar todas las entradas

domingo, 4 de diciembre de 2016

DIME CÓMO ESCRIBES Y TE DIRÉ QUÉ BEBES




Era sábado. Estrenaban el ciclo “Dime cómo escribes y te diré qué bebes”. No podía perdérmelo. Como ya sabéis, soy un adicto a los eventos donde fusionan el arte y el alcohol. Llegué pronto. Muy pronto. Justo a la hora que marcaba el cartel. Varias personas se saludaban al fondo del local y comenzaban a sentarse en las mesas. Decidí no juntarme con el populacho y quedarme en la barra. Hay noches que prefiero camuflarme en el anonimato y disfrutar del trago y el verso en soledad. Los días lluviosos me ponen melancólico. También alcohólico. No sé si la rima consonante tiene algo que ver. Decido empezar con un vermú mientras espero a que el show eche andar. Lo termino justo cuando veo al barman colocar una hilera de botellas delante de mí. Sonríe. Un buen camarero sabe cazar al vuelo a un mejor cliente. “Esta noche tenemos evento” susurra. “Por eso he venido; pero prefiero estar aquí. Me gusta paladear el ambiente desde la lejanía. No hay ningún problema, ¿no?”. “Ninguno. De hecho usted va a ser el primero en probar el cóctel”. Observo al chaval mientras prepara la obra maestra. Es preciso como un químico y ágil como un escultor. Dentro de poco deberían incluir la mixología dentro de las bellas artes.

Un minuto después tengo ante mí un Singapur Sling. El cóctel favorito de Vázquez Montalbán, el trago más famoso del sudeste asiático, la bebida estrella de esa noche sin estrellas y con lluvia. Comienza el espectáculo. Toma la palabra Alberto Guerra, el coordinador etílico-artístico de Xelavid. El creador de los “cuenbates” y las “catas literarias”. Un hombre que adora el arte y el alcohol a partes iguales. Nos introduce con soltura por el mundo de los destilados contándonos numerosas curiosidades de la bebida que tengo entre las manos. El porqué del nombre, los ingredientes, el origen, qué famosos fueron adictos a él. Después llega la parte literaria. Manuel Vázquez Montalbán, bebedor asiduo del Singapur Sling. Comienza a intervenir Sesi García, el artista invitado, estudioso de la obra del creador de Pepe Carvalho.

 Alberto y Sesi se interrumpen, ríen entre ellos, se respetan, intercambian distintos pareceres sobre el alcohol y la literatura. Parecen interpretar una escena dialogada de cualquier película con aires de grandeza. Pero no son genios, son humanos que disfrutan hablando, conociendo, bebiendo y degustando. Saben de licores y literatos, y esa sabiduría contagia al resto de la sala. Me dan ganas de salir corriendo a comprarme un libro de Vázquez Montalbán. El Singapur ya me lo he leído. Pido otro. Engullo copas y letras a partes iguales. La gente no me sigue el ritmo pero sigue el evento con atención. Cuando ves a alguien disfrutar con lo que hace también te hace disfrutar a ti. Ojalá en la universidad existieran clases tan divertidas. Como dice Carvalho en El premio “saber el origen de los placeres aumenta la capacidad de gozarlos”.


Termino mi segundo Singapur Sling. Sigue lloviendo. Concluye el acto y todo el mundo comienza a felicitar a los protagonistas, a intercambiar impresiones, a emborracharse. Algunos también se marchan. Siempre ha habido clases. Me ha gustado el espectáculo. Repetiré seguro. He echado un vistazo a las próximas sesiones y no tienen desperdicio. Poetas de la talla de Julio Santiago (travestido de Gloria Fuertes) o prosistas afilados y oscuros como Quique Fernández (disfrazado de Hemingway). Decido pedirme un islay. Pensar en escritores norteamericanos me trae a la memoria el whisky. Además, el scotch ahumado es la mejor forma de quemar una noche. No quiero salir. Hoy no. Prefiero irme a la cama, seco y calentito. Antes de introducirme en mi lecho de suerte cojo un libro. Los pájaros de Bangkok. Demasiada poesía y Singapur Sling en mis venas para no volar, al menos un par de páginas, hacia el sudeste asiático.  



Alex Sawa

lunes, 24 de octubre de 2016

SOLO RECUERDO (De gatos, noches y días).




Confieso que no me acuerdo de nada.
No recuerdo el sabor de tus palabras
las noches de verano cazando horas,
tampoco el olor de abril en las sábanas
que humedecían nuestras bocas
ni el luto por sentirnos rechazados
que acabamos rompiendo en el Retiro; 
no recuerdo nuestra primera vez,
ni tampoco esa primera vez
que posé un te quiero en tus oídos. 
No recuerdo el por qué que estemos juntos,
ahora, que hace tanto tiempo que estamos
separados.  De ti recuerdo el beso
que te escribí cuando nos conocimos.
Solo eso. Era un miércoles tan frío
que los dos decidimos refugiarnos
en el cine. Yo venía borracho,
acababa de dejar a mis amigos
con todas las cervezas a un euro
que estuvieron desde las dos conmigo.
No quería estar solo y te vi sola,
una fila delante de la mía.
Te expliqué el significado del título,
y preguntaste que por qué sabía
eso, si era creyente o leía mucho.
Vimos “Los girasoles ciegos”, luego
te invité a un vino. Después tú a otro.
Sin querer terminamos la botella
y bebimos la plata de la luna,
poco a poco, intentando absorber
el calor que exhumaba en el parque.
Te conté por qué había un templo egipcio
allí, te dije que lo había leído,
y tú me dejaste leerte los labios.
Ese beso, aún, hace que me acuerde
de ti y que acuda al cine a diario;
no vaya a ser que encuentre a otra mujer
una fila delante de mí, sola,
con ganas de aprender sobre Madrid
y con tendencia a dejarse leer
un poema inolvidable en la boca.




viernes, 16 de septiembre de 2016

MADRID, MUJER. ("De gatos, noches y días". Séxtasis Ediciones. 2016)





“Me recuerdas a Madrid” te dije,
mientras pintaba tus labios firmes
con el color de mis zapatos. Siempre
me salpicas con tus besos, siempre,
como si fueras una fuente triste
llorando triunfos que a veces no ganas.
Me escondía en la boca de tu puerta
como un turista más, sacando fotos,
corría por el suelo de tu lengua
y, bajo el cielo azul, te atravesaba.
Me gustaba perderme por tu cuerpo,
recorrer la Gran Vía de tu espalda,
detenerme en las plazas de tu pecho,
lamer los adoquines de Mayor,
iluminarte de saliva en Sol
y bajarte el Arenal de tu falda.
Llegados a este punto te confieso:
el jardín de terciopelo que cubre
tu pubis me encanta, y la catedral
de tu trasero nunca guarda intactas
las ganas de atardecerte jugando
a ser turistas nuevos. Me sorprende
la tibieza del palacio que guardas
con recelo en tu entrepierna, el museo
de las grandes esperanzas que espero
gobernar, cualquier día, si me dejas.




jueves, 21 de julio de 2016

DESHACER EL AMOR





Tengo ganas de deshacer
el amor contigo,
de chatear con tus ojos
aún vírgenes de escarnio,
de taparte los oídos…

Tengo ganas de enterrar
las palabras y los gestos
que ya no tienen sentido,
despedazarme
como a un necio.

Tengo ganas de no ver,
de romperte la mirada
en mil añicos,
de guardarlos en mil cartas
enviadas que no llegan…
de pintar para nosotros,
de escribir algo distinto.

Tengo ganas de saber
los enigmas de tus curvas,
de tumbarnos en la cama
y jugar a estar dormidos.

Tengo ganas de abrazar
tu piel, parecer un niño
que descubre los problemas
que te asustan, morir
de gozo entre tus gemidos…
nacer sin días,
andar de espaldas, 
no ser yo mismo.

Tengo ganas de romper
tu úlcera y las escamas,
cualquier quiste de tus miedos,
de ahogar los gritos
bajo la almohada.

Tengo ganas de cambiarme,
ser y no ser infinito,
de echarte menos de menos,
de más mascotas y libros
para dejarte…
tengo el coraje lleno
de picaduras
de algún mosquito,
necesito tu veneno
para encontrar mi alivio
y relajarme. 

Tengo ganas de rozar
la hoz sangrante de tu boca,
que siempre quema,
que a veces tocan
estos labios compartidos…
besar tu cuello,
morder, reír, salpicar
tus senos níveos,
resucitarte…

Tengo ganas de soñarte
artista y convertirte
en silogismo,
por todo lo que me importas,
de poder darnos placer
sin compromiso,
de hacer temblar tu cuerpo
en un instante,
de encontrarme en tus sentidos.

Tengo ganas de perderme
y no informarme,
de putear al amor
y ensalzar el cariño,
quiero convertir en verbo
la palabra “amigo”, 
reinventarte…




martes, 21 de junio de 2016

ME APETECES




Hoy me apetece Comerte
    - respondiste - 
                       Des   pe   da   zar   te   en   ge   mi   dos,
               Convertirte            en              mil            trozos          de              piel
que quema (como la mía),
que renace con cada beso
que te doy (o que te debo),
       voy a Devorarte como yo solo sé
(como te gusta),
desechando las tostadas y el café
comenzando bien fuerte el desayuno
      con tu cuerpo.
No dejaré
ni una gota de leche,
                   sobre mi piel,
        ni de sudor,
                   sobre tu pecho,
                                      me lo comeré…
                                      te lo beberás…
                todo. 

Mi garganta aúlla, languidece,
tengo hambre de hombre mutilado,
sed de besos consentidos.
         La gula que provocas no la sacia
el tiempo                                         ni el olvido.
Hoy me he levantado
              sedienta de placer
              hambrienta de tu cuerpo.
Quiero amarte con la piel, maniatarte desde dentro.
Hoy; me apeteces.



lunes, 4 de abril de 2016

El baúl de te recuerdo I. (Poemas de juventud)






Te he conocido tanto
que ya casi no te entiendo,
tus palabras ya no tienen
sentido solo comprendo
lo incomprensible de ti y
de la vida, lo que siento
cuando estás cerca de mí,
cuando me hablas desde dentro;
me encantan tus consonantes
labiales, tus labios densos,
la magia que serpentea
y toma vida en tu cuerpo;
me enamoran tus vocales
y tu sonrisa y el acento
que escapa cuando no miras,
cuando intuyes lo que pienso
y lo dices de esa forma
tan tuya, sin miramientos
que no soy capaz de hacer
nada que no sea un beso.
Tú me dejas sin palabras
que decirte y yo te ofrezco
un soneto inacabado.
¿Para qué sirve un sileno
sin lujuria, para qué
una ninfa sin deseo?,
¿para qué sirve un poeta
si le han robado sus versos?
Cada vez que me enamoro
huyes, me dejas sin tiempo
para intentar convencerte
de que lo nuestro es un juego
sin reglas, fichas ni dados,
en el que si no perdemos
algo, y si no luchamos,
ya jamás nos ganaremos
el uno al otro; pero huyes
de hecho, ahora que lo pienso,
nunca has dejado de huir,
de escapar de tu tormento,
ya fuera a Turquía, a Colchester,
a China, a cualquier pueblo
que te alejara de aquí,
de España, de nuestro infierno,
de tu encierro, de mi vida;
no te quiero agobiar pero
se han transformado en herida
sin cicatrizar mis versos
que son más tristes que nunca,
ahora, quizás más bellos
de lo que jamás serán…
Y entonces vuelves, el tiempo
ha pasado entre poemas,
 añoranzas y recuerdos,
pero ya todo ha cambiado,
no sé por qué ya no siento
que me crujen las entrañas
cuando me hablas de otros, creo
que mi alma se ha hecho más libre
o quizá mis sentimientos
han menguado (aunque lo dudo),
todavía sigues siendo
la piedra Rosetta más
bella del mundo entero,
sin la cual sería imposible
descifrar los recovecos
del lenguaje de mi vida;
muchas noches tengo un sueño
absurdo en el que estamos
tú y yo y un hechicero
que dice cosas ambiguas
y hermosas; cuando despierto
creo que te amo más que nunca
y por eso tengo miedo
a vivir su profecía:
a estar condenados, presos,
a este amor que no nace
ni termina, a este cuento
de hadas sin princesas, ranas,
conjuros  ni caballeros,
me aterra no poder
estar sin ti y tengo miedo
a caer en la desidia
de un romance estéril, miedo
a llegar a mi destino
(a ti) y no hallarme dentro,
miedo a dejar escapar
a la mujer de mis sueños,
y a dejarnos en los labios
sin decir nuestros “te quiero”.


lunes, 21 de marzo de 2016

ODA A MIGUEL








Con barro y verdad formado,
construido con poesía,
siempre fuiste un referente
para tu España vencida.

De la luz y la sombra hijo
fuiste, un rayo incesante
que no paró de luchar
ni por nada, ni por nadie.

Poeta, soldado, padre,
amante, amigo, guía,
viento del pueblo, guerrero,
mujeriego y feminista.

Pastor de buenas personas,
despertaste de ser niño,
dejaste a un lado el amor,
tu voz fue un nuevo gatillo,

Te encerraron, tú volabas
con la risa de tu hijo,
te enrejaron, tu escapaste
con la vida al paraíso.

Libertad fue tu alimento
en cualquier cárcel de España,
ellos ataron tu cuerpo,
jamás ataron tu alma.

Tú perdiste aquella guerra,
nosotros la libertad,
pero ganaste el cariño
del pueblo y la eternidad.

Tú, compañero del alma,
compañero de mi vida,
serás siempre compañero
mientras viva la poesía.  





jueves, 3 de marzo de 2016

EL POETA ALBERTO GUERRA CUMPLE 30 AÑOS



Es sábado es de noche es una cata de vinos de excelente calidad en el Xelavid es la presentación de un libro de poemas es una exposición de pinturas deslumbrantes… y lo es todo a la vez porque es el cumpleaños del interesante y erótico y burlón y poeta inigualable: Alberto Guerra.
El libro que se presenta con motivo del treinta cumpleaños de Alberto Guerra se titula de Gatos, noches y días, y está firmado por el flamante treintañero y su colega Sesi García. Es una belleza de objeto, primorosamente diseñado por Leticia Forzani, que se apoya en los cuadros (me encantan) de Darío Hernández, que también son parte de la fiesta de cumpleaños de Alberto Guerra, pues están colgados en las paredes de la vinoteca que más veces he visitado en mi vida, la Xelavid de la calle Capitán Haya 28, en la Villa y Corte de Madrid (también llamada Mad Madrid).
No se me ocurre mejor manera en el mundo de celebrar un cumpleaños, de verdad. Perfecto el lugar, la ceremonia de los vinos entreverados con la poesía y la pintura y acompañado por quienes te quieren y a quienes quieres.
Alberto Guerra es un gran poeta, un prosista en crecimiento, pero también un estratega perfecto, el Estratega Salvaje como cuentan las leyendas solía llamarle cuando se formó el grupo al que está dedicado este artículo el hombre que respondía cuando le llamaban “capitán”.
Feliz cumpleaños. Y para siempre jamás, querido Alberto Guerra, pues en las líneas de tu mano está escrito que, de un modo u otro, alcanzarás la inmortalidad.

Javier Puebla



lunes, 1 de febrero de 2016

La uva y la mujer





Cuanto el sol más calienta
ellas más se calientan,
y calientes las dos,
la uva y la mujer,
solo agradezco a Dios
que el azúcar sea alcohol
y así lo pueda beber
con vino de esa botella,
todo lo dulce de él,

todo lo bueno de ella.  


miércoles, 27 de enero de 2016

Y NOS METIMOS




                                                                                                      “Y nos dieron las diez, y las once,                                             
                                                                                                         las doce, la una, y las dos y las tres…
                                                                                                         y desnudos al anochecer
                                                                                                        nos encontró la luna”. SABINA



Fue en Madrid capital, cualquier noche
después de un entuerto,
tú reinabas detrás de las taquillas
del primer cercanías que vi abierto…

-          “Préstame algo de papel y mechero
y te dejo colarte”
-          “con una condición:
que esperes a que termine el cigarro
y así puedo besarte”.

Loco por conocer
los secretos de aquel cuerpo serrano,
terminé aquel piti
y te besé mientras te metía mano.
Los usuarios de RENFE,
uno a uno, se fueron colando;
tú saliste a protestar, yo te dije:
“No te ralles, Pilar,
y sigamos jugando”.
Luego todo pasó
de repente, mi polla en tu garganta
parecía un acordeón
y mi ágil lengua le correspondió
debajo de tu  tanga.
De camino al hostal
comenzamos a hablar de farlopa,
decidí ir a pillar:
yo quería esnifar contigo y tú
querías probar la coca…

Y nos metimos diez, y once, y doce,
ciento una, ciento dos y ciento tres
y muy blanquitos al amanecer
nos encontró la muerte.



lunes, 21 de diciembre de 2015




ABRIRTE

Lo mejor de ti sale al abrirte,
como ocurre con los buenos libros,
los telones de fondo o las vaginas.
Me encanta abrirte cuando estás desnuda,
tus piernas me enganchan como la lágrima
que cuelga resistente en tu pupila
cuando crees que entre nosotros no hay nada.
Me encanta abrirte cuando estás dormida,
los sueños sobrevuelan tu entrepierna,
tu cuerpo llora gotas de sudor,
llora de emoción porque imagina
que entre nosotros no se interpondrá
nada; y entonces despiertas: si miras
hacia abajo me verás dormido
en mitad de la noche, fantaseando
con todas las mujeres que algún día
quise o querré llevar a la cama;
y si miras hacia arriba podrás
ver brillar los versos que tú no sabes
que escribí pensando en ti como ya
no te pienso, podrás releer siempre
ese libro de poesía que la gente
corriente llama cielo, aquel poema
que salió de mí aquel mediodía
que te abrí, por primera vez, tan joven,
tan dulce, tan pura... y miré dentro
de ti, enamorado ingenuo, y pensé
que por mil vueltas que diera la vida
no iba a poder cerrarte nunca. 

sábado, 19 de diciembre de 2015

Jam de sonetos en Aleatorio.


El domingo 13 de diciembre asistí a la jam de sonetos que organizó Carlos Salem en el Aleatorio. Hubo sonetos de propios y extraños, bien construidos y no, risas, aplausos, camaradería y también piques literarios, como si volviéramos a la gloriosa época de Góngora y Quevedo. Siempre habrá amigos y enemigos en el mundo de la poesía. El género lírico es el más subjetivo de todos y nunca llueve al gusto de todos. Algunos ponen el contenido por encima de la forma; otros al revés. Sea como sea me pareció una idea muy acertada para acercar los sonetos a los más jóvenes. Da igual si no todos los sonetos estuvieran bien construidos o no, si fueran de uno mismo o de Sabina o de Miguel Hernández; lo importante es participar, como dice el celebérrimo lema, y participación hubo, y mucha. Más de treinta poetas recitaron esa noche de domingo en Malasaña. 


Además, los colegas de Inverso poesía estuvieron en el Aleatorio (cámara en mano), sin perder detalle de lo que pasaba allí. Gracias por inmortalizar algunos momentos de la noche, y por hacer referencia a uno de los momentos del pique literario entre MarioVega y yo. Sin roces así la literatura no sería lo mismo (tampoco la noche madrileña).


"Después de él, Alberto Guerra hace referencia a Mario Vega, “el filólogo”, y le recuerda que cada uno escribe como quiere y que no hay problema por hacerlo de manera más clásica".

Crónica inverso poesía jam de sonetos aleatorio


vídeo resumen jam de sonetos Aleatorio




martes, 8 de diciembre de 2015

Cata-recital-concierto




RECITAL TRIPLE V: Vinos, versos y violines.
Un sumiller, un poeta y un violinista juntos. Nada bueno puede salir de ahí. Tres vicios reunidos al alcance de la mano para todos los que acudan el viernes 11 de diciembre a las 21:00 a la vinoteca Xelavid (calle Barbieri 20)
Plazas muy limitadas: 25 personas. ¿Quieres ser uno de los afortunados? Reserva enviando mail a alberto_guerra22@hotmail.com o mandando wassap al número 696309502.

lunes, 30 de noviembre de 2015

Te echo de menos




Te echo de menos en bocas ajenas
para que nadie pueda darse cuenta
de que aún estoy hecho de recuerdos
que merece la pena recordar
porque hablan de ti. 


martes, 17 de noviembre de 2015

Sin que muera el último poeta



Deja Madrid, Shakira,
aunque no quieras irte,
huye a Barcelona,
que aún buscan la receta
al independentismo; 
pues en la Villa y Corte
siempre quedará vivo
un bar que nunca cierra,
un último poeta
y un canto al hedonismo. 



sábado, 12 de septiembre de 2015

PARTICIPACIÓN en ANTOLOGÍA de POESÍA ERÓTICA





Me apeteces

Hoy me apetece comerte - dijiste -
trocearte en gemidos y jadeos, convertirte
en mil trozos de piel que quema (como la mía)
que renace con cada beso que yo te doy
(o que te debo). Voy a devortarte
como solo yo sé (como te gusta),
desechando tostadas y café,
comenzando bien fuerte el desayuno
con tu cuerpo




lunes, 24 de agosto de 2015

Poeta decadente






Yo, poeta decadente, 
de esta España insuficiente
que estremece cuando llora,
yo bailé un par de veces 
varios tangos con las drogas,
pero pasé al rock and roll
y al buenrollismo de moda.
Cambié el tango por los tangas,
yo buscaba el didactismo,
y entre tangas y entrepiernas,
aprendí más que con libros,
yo poeta nunca falto,
sempiterno en toda fiesta,
siempre alegre, siempresente,
siempre o nunca haciendo algo
me convertí en pirata
y me comí a mi loro,
y ahora multihablo, y escribo,
y bebo, y río, y robo…
pero solo corazones;
de sangre y corazón
soy pirata, señores,
porque mi vena es cubata,
ron mi sangre rey de rones.
Me doy banquetes brugálicos,
que siempre son pantagruélicos,
pero no soy un quejica,
que si no hay ron en mi fiesta,
denme un mini de otro alcohol,
whisky, vodka, ginebra…
porque a mí lo que me gusta
es por fuera la mujer
y por dentro la botella.