Mostrando entradas con la etiqueta amor. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta amor. Mostrar todas las entradas

jueves, 22 de diciembre de 2016

Guerrismo






Como Alberto y yo somos buenos amigos desde hace mucho tiempo, quiero hoy haceros una especia de semblanza de él mismo, como lo veo yo. Alberto, Guerra para los amigos, es lo que sería hoy en día un antimodelo o, literariamente hablando, un antihéroe. En este mundo pragmático y capitalista, Alberto es un rebelde del sistema. Si todo el mundo fuera como Alberto Guerra, el neoliberalismo se iría a pique en dos minutos.

Esto lo digo porque las bases vitales de Alberto Guerra son la literatura, el amor (sexual) y el alcohol, sustentos de vida con los que nuestro querido presidente Mariano estaría muy en desacuerdo. Gente como Alberto hacen que nuestro mundo valga la pena. Alberto es capaz de reunir muchos amigos a su alrededor y compartir con ellos su filosofía de vida, una filosofía tan atractiva que muchos se han convertido ya al “guerrismo”. Aquí, precisamente, hay hoy muchos empiristas afiliados a esta nueva filosofía vitalista alejada de dogmas y sistemas.

Su filosofía de vida hecha objeto se llama Séxtasis. Su editorial nace de la experiencia sexual, etílica y literaria, y plasma en las páginas que edita ese amor pasional por las ganas de vivir, las ganas de amistad y el cachondeo.

Hoy podemos estar haciendo historia, quién sabe, en este café literario de Madrid. Hoy vamos a brindar por la poesía hecha juego. Para que pase a formar parte de todas las facetas de nuestra vida. Gracias Alberto Guerra, gracias Leticia Forzani, por este regalo que es poder formar parte de la historia de Séxtasis, rodeado, además, de tan buenos poetas y amigos.


¡Viva el “guerrismo”!


DIEGO MEDINA POVEDA

lunes, 24 de octubre de 2016

SOLO RECUERDO (De gatos, noches y días).




Confieso que no me acuerdo de nada.
No recuerdo el sabor de tus palabras
las noches de verano cazando horas,
tampoco el olor de abril en las sábanas
que humedecían nuestras bocas
ni el luto por sentirnos rechazados
que acabamos rompiendo en el Retiro; 
no recuerdo nuestra primera vez,
ni tampoco esa primera vez
que posé un te quiero en tus oídos. 
No recuerdo el por qué que estemos juntos,
ahora, que hace tanto tiempo que estamos
separados.  De ti recuerdo el beso
que te escribí cuando nos conocimos.
Solo eso. Era un miércoles tan frío
que los dos decidimos refugiarnos
en el cine. Yo venía borracho,
acababa de dejar a mis amigos
con todas las cervezas a un euro
que estuvieron desde las dos conmigo.
No quería estar solo y te vi sola,
una fila delante de la mía.
Te expliqué el significado del título,
y preguntaste que por qué sabía
eso, si era creyente o leía mucho.
Vimos “Los girasoles ciegos”, luego
te invité a un vino. Después tú a otro.
Sin querer terminamos la botella
y bebimos la plata de la luna,
poco a poco, intentando absorber
el calor que exhumaba en el parque.
Te conté por qué había un templo egipcio
allí, te dije que lo había leído,
y tú me dejaste leerte los labios.
Ese beso, aún, hace que me acuerde
de ti y que acuda al cine a diario;
no vaya a ser que encuentre a otra mujer
una fila delante de mí, sola,
con ganas de aprender sobre Madrid
y con tendencia a dejarse leer
un poema inolvidable en la boca.




lunes, 25 de julio de 2016

UNA NOCHE Y UN VINO





Seremos más, seremos menos que dos amigos…
De la amistad al amor solo hay…. una noche y un vino.

No sé si pensar que
me hace falta tu voz
si la canción a cantar
es una historia de dos
cobardes…. jugando a ser vencidos.

No sé si pensar que
me hace falta tu voz
si la canción a cantar
es un poema de amor
sin punto aparte,
ni comas, ni finitos.

No escucho el corazón y estoy perdido
No encuentro la salida ni el camino
Te sueño sin tener que estar dormido
De la amistad al amor solo hay… una noche y un vino.

Yo tengo miedo a crear
y a estar tan cerca de ti,
 yo tengo miedo a que el arte
nos pueda mentir
y no ser nada…
nada más que amigos.


Yo tengo miedo a jugar
y a hacer canciones de ti,
yo tengo  miedo a que el cuento
no acabe feliz
y no ser nada…
más que parches del destino.

No escucho el corazón y estoy perdido
No encuentro la salida ni el camino
Te sueño sin tener que estar dormido
De la amistad al amor solo hay… una noche y un vino.

De la amistad al amor, una noche y un vino
Una noche y un vino, de la amistad al amor.

Seremos más, seremos menos que dos amigos.

De la amistad al amor solo hay… una noche y un vino. 



jueves, 21 de julio de 2016

DESHACER EL AMOR





Tengo ganas de deshacer
el amor contigo,
de chatear con tus ojos
aún vírgenes de escarnio,
de taparte los oídos…

Tengo ganas de enterrar
las palabras y los gestos
que ya no tienen sentido,
despedazarme
como a un necio.

Tengo ganas de no ver,
de romperte la mirada
en mil añicos,
de guardarlos en mil cartas
enviadas que no llegan…
de pintar para nosotros,
de escribir algo distinto.

Tengo ganas de saber
los enigmas de tus curvas,
de tumbarnos en la cama
y jugar a estar dormidos.

Tengo ganas de abrazar
tu piel, parecer un niño
que descubre los problemas
que te asustan, morir
de gozo entre tus gemidos…
nacer sin días,
andar de espaldas, 
no ser yo mismo.

Tengo ganas de romper
tu úlcera y las escamas,
cualquier quiste de tus miedos,
de ahogar los gritos
bajo la almohada.

Tengo ganas de cambiarme,
ser y no ser infinito,
de echarte menos de menos,
de más mascotas y libros
para dejarte…
tengo el coraje lleno
de picaduras
de algún mosquito,
necesito tu veneno
para encontrar mi alivio
y relajarme. 

Tengo ganas de rozar
la hoz sangrante de tu boca,
que siempre quema,
que a veces tocan
estos labios compartidos…
besar tu cuello,
morder, reír, salpicar
tus senos níveos,
resucitarte…

Tengo ganas de soñarte
artista y convertirte
en silogismo,
por todo lo que me importas,
de poder darnos placer
sin compromiso,
de hacer temblar tu cuerpo
en un instante,
de encontrarme en tus sentidos.

Tengo ganas de perderme
y no informarme,
de putear al amor
y ensalzar el cariño,
quiero convertir en verbo
la palabra “amigo”, 
reinventarte…




martes, 21 de junio de 2016

ME APETECES




Hoy me apetece Comerte
    - respondiste - 
                       Des   pe   da   zar   te   en   ge   mi   dos,
               Convertirte            en              mil            trozos          de              piel
que quema (como la mía),
que renace con cada beso
que te doy (o que te debo),
       voy a Devorarte como yo solo sé
(como te gusta),
desechando las tostadas y el café
comenzando bien fuerte el desayuno
      con tu cuerpo.
No dejaré
ni una gota de leche,
                   sobre mi piel,
        ni de sudor,
                   sobre tu pecho,
                                      me lo comeré…
                                      te lo beberás…
                todo. 

Mi garganta aúlla, languidece,
tengo hambre de hombre mutilado,
sed de besos consentidos.
         La gula que provocas no la sacia
el tiempo                                         ni el olvido.
Hoy me he levantado
              sedienta de placer
              hambrienta de tu cuerpo.
Quiero amarte con la piel, maniatarte desde dentro.
Hoy; me apeteces.



lunes, 21 de diciembre de 2015




ABRIRTE

Lo mejor de ti sale al abrirte,
como ocurre con los buenos libros,
los telones de fondo o las vaginas.
Me encanta abrirte cuando estás desnuda,
tus piernas me enganchan como la lágrima
que cuelga resistente en tu pupila
cuando crees que entre nosotros no hay nada.
Me encanta abrirte cuando estás dormida,
los sueños sobrevuelan tu entrepierna,
tu cuerpo llora gotas de sudor,
llora de emoción porque imagina
que entre nosotros no se interpondrá
nada; y entonces despiertas: si miras
hacia abajo me verás dormido
en mitad de la noche, fantaseando
con todas las mujeres que algún día
quise o querré llevar a la cama;
y si miras hacia arriba podrás
ver brillar los versos que tú no sabes
que escribí pensando en ti como ya
no te pienso, podrás releer siempre
ese libro de poesía que la gente
corriente llama cielo, aquel poema
que salió de mí aquel mediodía
que te abrí, por primera vez, tan joven,
tan dulce, tan pura... y miré dentro
de ti, enamorado ingenuo, y pensé
que por mil vueltas que diera la vida
no iba a poder cerrarte nunca. 

lunes, 30 de noviembre de 2015

Te echo de menos




Te echo de menos en bocas ajenas
para que nadie pueda darse cuenta
de que aún estoy hecho de recuerdos
que merece la pena recordar
porque hablan de ti.